¿Cuántas veces ha notado que su contador no cumple con las expectativas por las cuales lo contrató?

¿Y que tan sólo ejecuta el trabajo numérico, mecánica y repetidamente, sin agregar valor a su negocio?